Cuadro explicativo de los Chakras tratados en el texto: Color (y figura), situación y mantra asociado.

violeta
Chakra:

SAHARA

Plexo: Craneal
Mantra: Sat Nam
Color: Violeta
blanco
Chakra:

AGNA

Plexo: Cavernoso
Mantra: Om
Color: Blanco
negro
Chakra:

VISHUDI

Plexo: Faríngeo
Mantra: Hang
Color: Negro
azul
Chakra:

ANAHAT

Plexo: Cardíaco
Mantra: Yang
Figura y color: Círculo azul
rojo
Chakra:

MANIPURI

Plexo: Solar
Mantra: Rang
Figura y color: Triángulo rojo
plateado
Chakra:

SWADISTAN

Plexo: Sacro
Mantra: Vang
Figura y color: Media luna plateada
amarillo
Chakra:

MULADHAR

Plexo: Coxígeo
Mantra: Lang
Figura y color: Rectángulo amarillo

En VISHUDI chackra, no existe color, por ser donde se acumulan, las dos corrientes sutiles: una la Telúrica, procedente de la Tierra, tomada por la planta de los pies; y la otra, la Cósmica, procedente del Cielo, tomada por la cabeza.

Kundalini Yoga

Vocablo Sánscrito que significa Kundala (cuerda enrollada) Kundalini (serpiente hembra enrollada y durmiente) se encuentra en la parte más baja de la columna vertebral, en Muladhar chakra, está latente, dormida y al ser despertada se canaliza hacia arriba entre las vértebras, por medio del canal energético Sushuma, principal canal sutil que se aloja en toda la columna, llegando hasta Sahara chakra, el loto de los mil pétalos, el Chakras superior del cerebro.

Según la filosofía Yóguica, si la Kundalini llega arriba del todo, se conecta con el Mundo Superior, pudiendo tener una visión y comprensión mucho más clara de ese Mundo Cósmico y Espiritual, que muchos no llegarán a comprender, bien por falta de práctica y fe, bien por ignorancia de no querer o sentir la inquietud de investigarlo.

Todo practicante de Yoga, cuando se encuentra que escaló los suficientes peldaños de esta disciplina, encontrándose más seguro y armonizado su cuerpo físico y psíquico, pasando desde el Hatha Yoga al Tantra Yoga, por todas las materias o diferentes modos de realizarlo, muy posiblemente en su interior, sin eliminar nada de los practicado y aprendido, se inclinará por algo que suponga, será lo más importante para conseguir una meta más profunda.

Dentro de los treinta y cinco años que llevo practicando las diferentes clases de yoga, elegí de entre su gran diversidad existente una: Kundalini Yoga.

Antes de explicar en qué consiste esta modalidad, es necesario recurrir a su historia, de donde partió, sus orígenes.
Como introducción, debo remontarme a los grandes Maestros Vedas, principalmente, Patanjali en su Yoga Sutra, quien proclamaba que era necesario despertar elevar la Kundalini, para desarrollar todos los chakras y su perfecto funcionamiento.
En marzo del año 1923, nació en la India una mujer, Mataji Nirmala Devi. Fue licenciada en Medicina y Psicología, vivió en el Ashran del Mahama Gandhi, fue muy apreciada por él. En principio se dedicó a la política, pero cuando la India conquistó su independencia de Inglaterra, ella se retiró definitivamente a sus estudios.

En su dedicación como doctora en Medicina, comenzó a investigar a los antiguos Maestros Vedas, conectando esa filosofía sobre los chakras (ruedas o puntos vitales de la columna) con las glándulas u órganos también vitales del cuerpo físico, comprendiendo aquello que expresaban los primeros Vedas, eran exactamente igual a lo que estudió en Medicina, fue como el Avatara (El descenso del Espíritu Santo) quien le inundó su cuerpo y la permitió vislumbrar qué debía realizar en su futuro.

Entonces, paralelamente, ideó una nueva corriente de Yoga, Kundalini Yoga, que por medio de asanas (posturas corporales) de Hatha, dirigidas a desarrollar una parte vital determinada del cuerpo, la cual sufrió una disfunción, procurar paliar o sanarla, ayudándola con Mantras (Cánticos Sánscritos) para despertar la Kundalini en ese plano corporal.

Al mismo tiempo, se práctica RAJA Yoga (El sendero de la meditación) visualizando la parte o chackra que deseamos activar o sanar.

También se aplica la GEOCROMOTERAPIA, la cual consiste en visualizar en la pantalla de la mente, una figura geométrica y llenarla de un color. La figura y el color deberá adecuarse a la filosofía yóguica, que ella nos determina cuál debe aplicarse en cada chakra.

Para comenzar su práctica o realización, en principio, debemos estar plenamente relajados y sin hacer en ese instante la digestión de algún alimento, en un sitio bien ventilado y sin demasiada luz, hacer PRATYAHARA (dejando la mente serena) moviendo de derecha a izquierda la cabeza, conectando la inspiración y espiración al movimiento. Después hacer PRANAYAMA (Oxigenación del cuerpo) por medio de asanas (posturas corporales) estilo BASTRIKA (respiración profunda y exhalación fuerte, sin retención).

Una vez realizado lo anterior comenzamos KUNDALINI Yoga.
Primero, se pone el SADHAKA (prácticamente) en la postura debida, dependiendo de la asana que deseemos hacer, concentrándose en el chakra que vamos a desarrollar o sanar. Se empieza por el más inferior, MULADHAR (Plexo coxigeo) donde se encuentra y dormida la energía KUNDALINI, terminando con el más superior SAHARA (Plexo craneal) lugar a donde se eleva la KUNDALINI.

Se hacen las debidas asanas para cada chackra muy concentrados, terminadas las mismas, sientan en postura de BUDHA, PADMASANA, aquí se empieza a interpretar un determinado Mantra, después se visualizará una figura geométrica (la adecuada) y se rellenará de un determinado color. Finalizada esta meditación, se relajará el practicante, para continuar con el siguiente chakra.

Si fue realizado esto en los siete chakras, con las posturas relativas para cada uno de ellos, mantra y meditación, se relajará el practicante sentado en PADMASANA, debiendo hacer una meditación especial.

Observando que uno mismo se proyectó delante y esa figura es vista por el “testigo”, uno mismo también, advirtiendo que desde el coxis a la médula, va desarrollándose y subiendo lentamente por la columna vertebral, una energía sutil, pero muy penetrante, cubriendo nuestro cuerpo físico, al mismo instante, nos vamos sintiendo transportados felizmente a ese Mundo Cósmico o Superior. Si no se encuentra nuestro GURU (Maestro) a nuestro lado para depositarnos en nuestra dimensión terrenal, el propio Consciente no avisará y nos sacará de la dimensión meditativa.

Posiblemente, muchos grandes Maestros han logrado levitar en esos momentos de éxtasis, el SAMADHI, el contacto de la Conciencia individual con la Conciencia Universal.

Alberto Gil Sanz
Profesor de Yoga y escritor